Existen muchos mitos en lo que concierne al embarazo y los dientes. Has de saber que no es cierto que, durante la gestación, el calcio es tomado de tus dientes. El calcio que necesita el feto se obtiene de la dieta o del calcio removible de la madre.

Durante el embarazo se sufre una exacerbación del apetito pero no siempre se recibe una dieta equilibrada, abusando de carbohidratos favoreciendo así la aparición de lesiones cariosas. ¡Cuidado con los antojos! Algo inevitable son los vómitos, causantes de una saliva más ácida que también se asocia con las caries.

La actuación de las hormonas esteoideas es la culpable de la principal alteración bucal que sufren las embarazadas a nivel oral: la gingivitis.

También es frecuente la sequedad de la mucosa, los labios, conllevando a sobreinfección por hongos y/o herpes.

La buena noticia es que está científicamente demostrado que siguiendo un buen programa preventivo, se pueden evitar o disminuir la mayoría de las patologías previamente mencionadas. Os recomendamos las siguientes pautas:

  • Revisión odontológica cuando estás planificando quedarte embarazada para evitar riesgos y durante el embarazo.
  • Técnica de cepillado correcta
  • Uso de hilo dental
  • Flúor
  • Dieta equilibrada
  • No cepillarse los dientes inmediatamente tras el vómito:
    • Enjuague con colutorios de flúor o solución de bicarbonato sódico mezclado con agua para neutralizar el ph
    • Ingesta de lácteos
    • Estimular el flujo salival (chicles o caramelos sin azúcar, queso duro)
    • Posponer el cepillado de los dientes (1 hora tras el vómito)

 

Si tienes alguna duda o inquietud sobre tu salud bucodental durante el embarazo, puedes dejarnos un comentario más abajo o acudir a clínica Baracco – Odontólogos y estaremos encantados de ayudarte.