El tratamiento de la dentición temporal tiene como principal objetivo el asegurar que los dientes definitivos no “hereden” los diferentes problemas que hayan podido aparecer en los dientes temporales (caries, infecciones o lesiones diversas). Una infección en un diente de leche puede producir graves secuelas en los sucesores definitivos; tales como, lesiones irreversibles, manchas, alteraciones en la posición, pérdida de espacio, etc.

Por ello, es de vital importancia mimar sus dientes de leche. Sin ellos, tu hij@ no podría tener una correcta masticación, una fonética adecuada, ni mantener el espacio de sus sucesores (los dientes definitivos). A nuestros pequeños también les afecta perder dientes o tener una boca fea en lo que se refiere en el aspecto social y psicológico, es decir, les da vergüenza sonreír, enseñar sus dientes, afecta al autoestima.

Como habéis podido comprobar, una boca sana es fundamental para mantener nuestra salud física, sistémica y mental. Para conseguir este equilibrio os proporcionamos  8 factores clave a tener en cuenta:

Cepillarse los dientes después de cada comida bajo supervisión paterna
– Utilizar un dentífrico con una dosis de flúor adaptado a su edad:

  •  En menores de 2 años con bajo riesgo de caries: cepillarse sin pasta de dientes, sólo con el cepillo humedecido en agua. Si tiene alto riesgo de caries: pasta dentífrica de 1000 ppm en cantidad muy muy pequeña, restregar el cepillo.
  • Entre 2  y  6 años: utilizar una pasta dentífrica que contenga 1000 ppm y con el tamaño de un guisante  más  que suficiente.
  • Entre 6 y 12 años: utilizar pasta dentífrica de 1450 ppm.

– Complementos imprescincibles según riesgo de caries, tales como: xilitol en dosis adecuadas, tanto su hij@ como “su cuidador”, antisépticos y colutorio de flúor.

– Uso de seda dental para eliminar la comida que se queda retenida entre los dientes.
Dieta no cariogénica: minimizar productos ácidos y azúcares, alimentos pegajosos o retentivos, evitar el “picoteo”.

– Si tiene alguna enfermedad o toma medicación de forma prolongada, consulte a su dentista para que le aconseje instrucciones de uso. Hay muchos fármacos que contienen gran cantidad de azúcar para que mejorare su sabor y otros que bajan mucho el ph, favoreciendo la aparición de caries. Dependiendo del medicamento, se debe seguir un protocolo específico.

– Si practica deporte, imprescindible el uso de un protector bucal a medida.
Visitas periódicas cada 6 meses a su odontopediatra para que pueda instruir a los padres y al niño sobre hábitos nocivos, técnicas de higiene, dieta y para que, poco a poco, coja confianza y podamos prevenir la aparición de miedo dental.

 

Confía en el servicio de Odontopediatría de Clínica Baracco – Odontólogos, ¡Cuidaremos de la salud de tu pequeñ@!