Método Montessori para el cepillado de dientes

La forma más sencilla para evitar tener que perseguir a l@s niñ@s para que se laven los dientes es mediante rutinas. Y precisamente de rutinas sabe mucho el Método Montessori. Pero, ¿Cómo podemos inculcar estas rutinas a nuestr@s hij@s? Lo ideal es hacer que el proceso sea lo más sencillo y divertido posible, de este modo el niño tendrá una sensación de autosuficiencia muy reconfortante y poco a poco adquirirá esa rutina de forma automática. Aquí os dejamos unas recomendaciones para tener éxito en la misión:

 

  • La preparación: Si estamos hablando de autosuficiencia, es importante, por tanto, que el niño pueda acceder a todo lo que necesita a la hora de lavarse los dientes. A veces es necesario sacrificar la estética del baño para conseguir que tu hijo pueda manejarse eficazmente en él.
  • El ejemplo: Los niños observan a sus padres y les imitan por naturaleza, ya que es una forma de aprendizaje. Si pedimos a nuestro hijo que se lave los dientes pero nosotros no lo hacemos, nuestro mensaje pierde mucha fuerza. Un buen consejo sería cepillarse los dientes a la vez y enseñarles en ese momento cómo deben hacerlo correctamente.
  • Haz uso de una tabla de rutinas: De este modo tu hij@ sabe qué es lo que toca hacer en cada momento y no tendrá despistes de cuándo tiene que lavarse los dientes. Estas tablas de rutinas son un básico imprescindible para el método Montessori.
  • Guía visual: Sería positivo colocar en el baño una guía en forma de dibujos de cómo cepillarse los dientes y las distintas fases. De este modo el niño puede ir siguiendo los pasos y ayuda a concentrarse en la tarea que está haciendo.
  • Juegos de cepillado de dientes: Existen multitud de juegos para ayudar a entender a l@s niñ@s cómo deben cepillarse los dientes como por ejemplo canciones infantiles, dibujos con flechitas para ver la dirección del cepillado, bocas de juguete donde practicar,..

 

Esperamos que con esta serie de consejos, vuestros hij@s vean el momento de lavarse los dientes no como un castigo ni una obligación, si no como una manera divertida de cumplir con los horarios y sentirse bien por ello.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Search

+

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies