¡Empieza ya!

Antes de la erupción de los dientes de leche debes estimular la musculatura orofacial realizando un masaje en sus encías con una gasa, un pañito limpio o un dedal de silicona humedecido en agua o en suero.

Una vez hayan salido sus dientes de leche, ¡No se puede olvidar!

Es imprescindible utilizar una gasa humedecida o un dedal suave, al menos dos veces al día, para limpiarle la boca. Para ayudarte a limpiarle sus mini dientes, puedes introducir un cepillo dental infantil de cerdas suaves, cabezal pequeño y mango largo y ancho para que….

A partir del año de edad, tu hij@ pueda utilizar su cepillo dental infantil al menos 2 veces al día. ¡IMPRESCINDIBLE SUPERVISIÓN PATERNA! ¡E igual de imprescindible, repasarle el cepillado posteriormente!

Para mayor seguridad, venden unos dispositivos, que hacen de tope, e impiden que se introduzcan demasiado el cepillo.

A esta edad, salvo que el odontopediatra indique lo contrario por riesgo alto de caries, no debe utilizar pasta dental.

 

A partir de los dos años hasta los 6 años, deben de incorpar la pasta dentífrica adecuada a su edad y del tamaño de un guisante. Recuerda que los niños hasta los 5-7 años no tienen la habilidad suficiente para realizar una higiene bucal eficaz. ¡Siempre debes repasarle el cepillado, sin pasta, para tener mejor visibilidad! Además, para evitar hacerle daño y cumplir bien con el objetivo, tu hij@ debe tener la cabeza bien apoyada en la pared, una silla, en tus muslos, contra tu pecho..como te resulte más fácil, siempre y cuando veas bien y que la cabeza no tenga movilidad.

Si existe contacto entre sus dientes y/o muelas, pasa el hijo dental entra estas zonas de contacto para evitar que se quede ahí acumulada la comida y aparezcan lesiones cariosas. ¡Prohibido el palillo de dientes! Los flossers o posicionadores de hilo dental, te pueden facilitar mucho esta tarea.

Si tienes cualquier duda, pide cita en Clínica Baracco – Odontólogos y, el servicio de Odontopediatría, te ayudará.