Cuando una mujer se queda embaraza debe tener precauciones con muchas cosas: alimentación, fármacos, deportes y un largo etcétera, pero raras veces una se plantea si debe cambiar la posición en la que habitualmente duerme o descansa pero… ¡Atenta! Porque la postura es clave para evitar nefastas consecuencias tanto en el bebé como en la madre.  ¡Te lo explicamos a continuación!

Debemos tener en cuenta que a partir del segundo trimestre de embarazo se puede sufrir el Síndrome de hipotensión supina ¿Qué es esto y a qué se debe? Al tumbarse las embarazadas en el sofá, en la cama o en el sillón dental en posición supina, es decir,  con una posición corporal acostada boca arriba, debido al peso del útero puede producirse una compresión de la vena cava inferior y dificultar el retorno venoso hacia el corazón provocando náuseas, vértigo, sudoración, hipotensión, taquicardia, e incluso, pérdida de conciencia y convulsiones. Además, también se acompaña de una opresión de la aorta con afectación a la zona uteroplacentaria.

¿Cómo podemos evitar este síndrome y sus consecuencias?

¡Es muy sencillo! La posición de mayor seguridad es la de decúbito supino lateral izquierdo. Para ello, puedes colocar una almohada debajo de la cadera derecha, de tal forma que, se eleve la cadera entre 10 a 12 cm; asegurándonos de esta manera que no se produce  ninguna compresión en los vasos importantes.

 

En Clínica Baracco – Odontólogos sabemos cómo tratarte ¡Guardamos todos los detalles! Sólo tienes que dejarte cuidar.